Cómo lacar las puertas de tu casa ** How enamel the doors of your house


Hoy os presentamos un TUTORIAL sobre cómo lacar las puertas de vuestra casa. Os comentamos nuestro caso particular pero, como siempre, hay muchas formas posibles de hacer las cosas y vuestro caso particular quizá necesite otro modo de hacerlo. Así que lo que os recomendamos es que SIEMPRE preguntéis en vuestra tienda de pinturas y consultéis las instrucciones de los fabricantes.


via KPdecorstudio


Comentanos tus dudas en la sección de cometarios y te ayudaremos en lo que podamos

Materiales

  • Rodillo (desde mi experiencia prefiero el acabado que da el de pelo muy corto al de espuma)
  • Una brocha redonda o de acabado en punta, de tamaño medio.
  • Imprimación (si es al agua la limpieza de brocha y rodillo entre puertas será mucho más sencilla). Yo gasté aproximadamente 1/3 de bote por puerta. Marca Luxens.
  • Esmalte (si es al agua la limpieza de brochas es más sencilla, su resistencia quizá a muy largo plazo es algo menor que la del esmalte al disolvente). Yo utilicé aproximadamente ½ bote grande por puerta, marca Luxens. El mio era satinado (los hay mates, que se ensucian más, satinado que tiene un acabado más limpio pero no brillante, y brillante).


PREPARANDO LA PUERTA

Bien, empecemos. Nosotros pintamos en casa todas las puertas, por ambas caras, y sus marcos. Para un mejor acabado yo recomiendo sacar las puertas de los marcos y apoyarlas sobre dos caballetes, a modo de mesa. Así podréis pintar perfectamente por cada una de sus caras y contornos y evitaréis goterones, chorreos, etc. 
Desatornillar las manillas, quitarlas y guardarlas a buen recaudo. 
En cuanto a las bisagras hay dos opciones: quitarlas, con lo que quedaran contrastadas y más limpias con el color de la puerta (en nuestro caso dorado y blanco), o dejarlas en su sitio y o bien taparlas con cinta de carrocero enteras, parcialmente, o nada (con lo que quedarán pintadas del mismo tono que la puerta).

Consejo: si quitáis las bisagras, y tanto si estáis pintando una o más puertas a la vez, os recomiendo que numeréis las bisagras y anotéis a qué puerta y a qué altura de la misma corresponden. Así evitaréis algunos problemas posibles de colocar una bisagra en un agujero distinto del que provenía y que la puerta quede algo descuadrada e incluso pueda cerrar con dificultad.

Una vez tenemos la puerta sobre los caballetes, la limpiamos bien con agua y jabón para quitar todos los restos de polvo, grasas (cocina), etc.

Si la puerta está dañada en alguna parte, aprovechamos para rellenar con masilla. Lo ideal es rellenar, y esperar a que seque al menos un par de horas, ya que suele mermar y es posible que sea necesario volver a retocar con la masilla.

Una vez tenemos la puerta preparada hay dos opciones posibles: lijas la puerta o no. En nuestro caso las puertas no estaban barnizadas y no tenían un acabado satinado que pudiera repeler la pintura, por lo que simplemente lijamos la masilla (limpiamos los restos de polvillo) y procedimos a empezar.

El mismo procedimiento anterior para los marcos, pero sin desclavarlos de la pared. Después de pintar, bordear toda la pared alrededor de la puerta con cinta de carrocero para que no se os manche la pared.

via K&P

PINTANDO

Imprimamos (1 capa abundante de imprimación si las puertas son oscuras y el color escogido para pintarlas es muy claro) por ambas caras, primero una, dejamos secar, volteamos la puerta e imprimamos la segunda cara.

Si las puertas tienen alguna moldura, rebaje, etc. yo recomiendo que pintéis primero con el rodillo todo lo que podáis, dejéis secar (unas 2 o 3 horas, pero depende de la pintura) y pintéis después con la brocha todos aquellos recovecos donde el rodillo no haya llegado.

via K&P

Si el acabado de cada capa (pintura o imprimación) no es “fino” podéis lijar suavemente con una lija de grano fino entre capas.

Con el mismo procedimiento que he explicado para la imprimación, pintáis con el esmalte ambas caras de la puerta. Dejando secar entre capas (necesario), y dejando secar entre rodillo y brocha (para un mejor acabado).

Las capas que necesitéis dar de pintura dependerán de la cobertura de la marca, del color original y el nuevo y de lo gruesas que deis las capas. Yo di una capa de imprimación, y 3 de pintura por cada cara.

Con los marcos el procedimiento es igual, aunque los nuestros tenían mucha moldura por lo que los pintamos enteros con la brocha.

No me queda más que daros mucho ánimo, que tengáis paciencia y muchas ganas!

via KP



Comentanos tus dudas en la sección de cometarios y te ayudaremos en lo que podamos



http://picasion.com/




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...